¡Como empezar con el deporte y no rendirte!


Para ganar, lo primero que hay que hacer es llegar.

JUAN MANUEL FANGIO

Esta frase que tenéis para empezar, me llamó la atención cuando la leí en un libro . La dijo un conductor de velocidad. Es un muy buen resumen de lo que vamos ha hablar hoy aquí.

¿Cuántas veces has intentado hacer una rutina o te has planteado hacer deporte diario y lo has terminado dejando? ¡Alguna vez o muchas seguro!

¡Lo primero de todo es fuerza de voluntad! Yo voy a intentar guiarte, pero desde ya, te digo que no existe ni la dieta milagrosa ni la rutina que te convierta en Dwayne Johnson en 1 semana. Si tu lo que estabas buscando era eso ya te puedes olvidar, cerrar esta ventana y hacer otra cosa. Si este no es tu caso y de verdad quieres cambiar tu estilo de vida o conseguir un objetivo, sigue leyendo.

¡Lo principal es tener paciencia!

¡Lo primero de todo es marcarte un objetivo realista! Sea cual sea tu meta, divídela en retos más pequeños que te den fuerza, energía y motivación para seguir progresando, como decía Julio Cesar, Divide y vencerás. Si empiezas con un objetivo demasiado ambicioso y no ves progreso en un tiempo corto te aseguro que te rendirás. Vamos a poner un ejemplo, una persona con una vida sedentaria y fumadora, decide empezar a ponerse en forma y decide ponerse de reto, correr una maratón (objetivo difícil a corto plazo por el estilo de vida actual). Con casi total seguridad, esta persona no conseguirá ni tan siquiera  “entrenar” una semana. ¿Por qué? Porqué el primer día hará el tonto y al día siguiente tendrá tantas agujetas que no se podrá ni levantar de la cama.

Ahora vamos a coger el mismo caso, pero dividiendo el reto en objetivos más pequeños. Por ejemplo, esta persona podría empezar consiguiendo una rutina estable de movimiento saliendo a andar 20 minutos 3 o 4 días a la semana, sin necesidad de correr al principio. Poco a poco intentar ir combinando el andar y el running, por ejemplo andar 5 minutos, correr los siguientes 10 y terminar los últimos 5 caminando otra vez. De esta forma, esta persona ya tendrá en un tiempo corto una rutina donde verá progresos muy grandes y le dará fuerzas para seguir. Después ya podría plantearse correr 20 minutos, apuntarse a alguna carrera popular de 5km e ir progresando de esta manera poco a poco hasta que algún día, en un tiempo normal esta persona sea capaz de terminar una media maratón o una maratón y lleve una vida más saludable que cuando empezó.

Haz algo que te guste.

Actualmente hay infinidad de deportes que puedes practicar, si en tu caso no te gusta correr porqué se te hace monótono, pesado y te cuesta darle continuidad, prueba otros deportes. Haz ciclismo, ves a un gimnasio, prueba la calistenia, natación, apúntate a un equipo de fútbol, baloncesto, voleibol o el deporte que más te guste. El deporte debe ser, sí o sí, algo que te guste y disfrutas haciendo, si este es una carga o siempre te cuesta practicarlo, cambia de ejercicio antes de que te quemes y lo dejes.

Esto era un ejemplo, pero planificarlo, aplicarlo y dedicar esfuerzo depende de ti, porqué para lograr un objetivo, primero hay que trabajar duro para tener la posibilidad de llegar al final.

En futuros artículos hablaremos sobre la nutrición y el descanso que son temas que están al nivel o por encima de importancia que realizar deporte.

Si te ha gustado este artículo, no olvides dar feedback para poder seguir mejorando ¡juntos!

Deja un comentario